Sostenibilidad

Page tools
Imprimir
Favoritos
Compartir en
FacebookTwitter

Los 10 objetivos de Desarrollo Sostenible

Debemos contribuir a la construcción de un futuro lo más sostenible posible. Nuestros diez objetivos de desarrollo sostenible resumen de una manera global cómo alcanzar este reto abarcando todas las actividades que ArcelorMittal realiza, desde cómo se produce el acero y el uso de los recursos necesarios para ello o el desarrollo de nuevos productos, hasta el apoyo a nuestros trabajadores y a las comunidades en las que estamos presentes.

1- Una vida segura, saludable y de calidad para nuestros empleados

Cualquier activo en una empresa puede ser imitado, excepto las personas. La sostenibilidad nos conduce a crear espacios de trabajo seguros, pero también a proporcionar a los trabajadores una formación continua, generar un buen clima laboral y relacional con los representantes sindicales y mantener accesibles los canales de comunicación para el intercambio de opiniones.

2- Productos para modos de vida más sostenibles

Todos queremos vivir en una sociedad más sostenible pero sin prescindir del nivel de calidad de vida actual. El acero es un material omnipresente en nuestro entorno y juega un importante papel a la hora de alcanzar este objetivo de sostenibilidad.

3- Productos que permiten crear infraestructuras sostenibles

Producidas de forma sostenible, que sean reciclables y que se puedan adaptar en función de las necesidades: así deben ser las infraestructuras actuales para dar servicio a una creciente población mundial. También el cambio climático exige que haya que volver a plantearse cuáles son los materiales constructivos más idóneos para cada necesidad en cada lugar del mundo. Un lugar crucial en el desarrollo de la sociedad será la ciudad, donde vivirá casi el 70 % de la población mundial en 2050.

4- Uso eficiente de los recursos naturales y elevadas tasas de reciclaje

Debemos hacer un uso eficiente de los recursos y fomentar un cambio de tendencia no solo en el proceso productivo sino también como sociedad y como individuos, que contribuya a la lucha contra el cambio climático. El mundo se está adaptando al nuevo paradigma de economía circular que persigue el cambio de una sociedad lineal (producir, usar y tirar) hacia un modelo en el que los residuos se convierten en nuevos productos que hacen de su vida útil un ciclo sin fin, imitando el propio funcionamiento de la naturaleza.

5- Uso responsable del agua, el aire y el suelo

El crecimiento de la población mundial está ejerciendo una fuerte presión sobre los escasos recursos naturales del planeta. Sin aire, tierra y agua, no existe ninguna economía, no hay sociedad, no hay eco-sistemas. Estos recursos son esenciales para nuestro negocio, pero debemos asumir el compromiso de utilizarlos de un modo sostenible.

6- Uso responsable de la energía y contribución a un futuro con bajos niveles de emisiones de dióxido de carbono

El acero es un sector intensivo en consumo energético y emisiones de carbono. Reducir ese consumo es un factor clave para aumentar la competitividad de nuestras plantas y constituye uno de los pilares centrales para alcanzar nuestro objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en 2020.

7- Cadenas de suministro en las que confían nuestros clientes

Gestionar correctamente los eslabones que forman la cadena de suministro, desde la compra de las materias primas y la contratación de los servicios necesarios hasta la expedición de los productos acabados, es imprescindible para que una empresa pueda mantener su posición de liderazgo en el mercado. Y no solo en términos de calidad o servicio, sino también en cuanto a la responsabilidad ética y legal de estas empresas.

8- Participación activa y valorada en nuestras comunidades

La sostenibilidad que aplicamos a todas nuestras actividades de negocio desemboca en la creación de valor a corto y medio plazo del que se benefician los diferentes grupos de interés. La presencia de ArcelorMittal en las comunidades en las que opera se consolida a través de una relación basada en el diálogo continuo con los interlocutores y el apoyo a aquellas iniciativas sociales que representen una oportunidad de mejora.

9- Desarrollo de profesionales cualificados y de gran talento para dar respuesta a las necesidades del futuro

La sociedad del futuro estará cimentada en la ciencia, la tecnología y la ingeniería, pero a medida que las empresas demanden cada vez más perfiles profesionales orientados a estos saberes, más complicado será atraer y mantener a los mejores trabajadores.

10- Nuestra contribución a la sociedad, cuantificada, conocida y valorada

Nuestra licencia social para operar depende de la percepción que nuestros stakeholders tengan sobre nuestra aportación de valor al conjunto de la sociedad (económico, social y ambiental). Desde nuestra posición como agente dinamizador de la sociedad no podemos pasar por alto que la toma de decisiones y puesta en marcha constante de iniciativas proyecta una repercusión sobre los ciudadanos que debe ser cuantificada para determinar su valor.