Quiénes somos

Page tools
Imprimir
Favoritos
Compartir en
FacebookTwitter

En 1902 se creó Altos Hornos de Vizcaya, resultado de la fusión de Altos Hornos de Bilbao, La Vizcaya y La Iberia. Asturias y País Vasco han sido el referente de la industria del acero en España.

Orígenes en España

Tras la Guerra de la Independencia (1808-1814), Galicia y Andalucía albergaron durante un breve período los principales centros siderúrgicos de España. Ya en la década de los cuarenta, Asturias se convirtió en el referente nacional en la fabricación de acero gracias a sus minas de carbón. Esta hegemonía, representada por la factoría construida por Pedro Duro y Compañía en La Felguera (1857), se prolongó durante casi cuatro décadas. 

En los 80 años del siglo XIX la provincia de Vizcaya tomó el relevo. La importación de hulla inglesa a través de Bilbao y la introducción de nuevas tecnologías (convertidor Bessemer) favoreció su despegue. En 1902 se creó Altos Hornos de Vizcaya S.A., resultado de la fusión de Altos Hornos de Bilbao, La Vizcaya y La Iberia. El liderazgo vasco se extendió hasta mediados del siglo XX.

En 1923 comienza la producción de Altos Hornos del Mediterráneo en la localidad valenciana de Sagunto. Esta factoría se posicionó en pocos años como uno de los principales centros productivos del país.

El siguiente hito acontece el 15 de junio de 1950: la Empresa Nacional Siderúrgica S.A. (Ensidesa) es creada por decreto gubernamental debido a la necesidad de incrementar la producción nacional de acero. Las instalaciones de Ensidesa fueron construidas en la margen derecha de la ría de Avilés. A finales de los sesenta ya era la planta más importante del país.

En 1973 el Gobierno aprobó la integración de Uninsa (Unión de Siderúrgicas Asturiana S.A.) en Ensidesa. Uninsa había nacido en 1966 como resultado de la fusión de tres históricas empresas privadas: Fábrica de Mieres, Moreda-Gijón y Fábrica de La Felguera. Con la fusión, Ensidesa pasó a gestionar las plantas de Uninsa.

La caída en los precios de los productos siderúrgicos a finales de los años ochenta debilitó la competitividad de Ensidesa y Altos Hornos de Vizcaya. Ambas compañías acordaron las bases de una política industrial común. Así, en 1991 nace la Corporación de la Siderurgia Integral. Ese mismo año, la francesa Sollac, del grupo Usinor, entra en el accionariado de Siderúrgica del Mediterráneo (Sidmed), heredera de Altos Hornos del Mediterráneo.

En 1995, con la puesta en valor de los activos rentables de la Corporación se constituye CSI Corporación Siderúrgica, con tres sociedades especializadas: CSI Planos, CSI Largos y CSI Transformados. Esta sociedad también entró en el accionariado de la Acería Compacta de Bizkaia (ACB) ubicada en Sestao.

En 1997, el Consejo de Ministros autoriza la alianza de CSI con la compañía luxemburguesa Arbed. La nueva sociedad pasó a denominarse Aceralia Corporación Siderúrgica.

En 1998 Aceralia adquiere los activos del Grupo Aristrain (perfiles) y se hace con la mayoría accionarial de la planta saguntina de Sidmed. Un año después, Aceralia compra los activos del Grupo Ucín (redondos).

En febrero de 2001, Aceralia, Arbed y la siderúrgica francesa Usinor deciden fusionarse para crear el Grupo Arcelor.

Un mercado siderúrgico cada vez más internacionalizado propició el siguiente paso: la fusión de Arcelor con Mittal Steel en 2006. Nació así ArcelorMittal, la primera compañía siderúrgica realmente global.