Uso responsable del agua, el aire y el suelo

El acero es un material esencial en la economía y en la sociedad, pero al mismo tiempo su proceso de generación viene asociado a una determinada huella ambiental. Tenemos el objetivo de desarrollar una actividad siderúrgica sostenible que permita reducir año tras año nuestro impacto ambiental, en beneficio tanto de las comunidades y grupos de interés que nos rodean, como de nuestros clientes.

Retos y oportunidades

La continuidad de nuestra actividad industrial depende en buena medida de nuestra gestión ambiental. Bajo un enfoque simplificado esto significa que debemos de asegurarnos de que en nuestros procesos cumplimos con toda la normativa ambiental de aplicación; normativa que está continuamente evolucionando, dando respuesta a las demandas de una sociedad con un interés cada vez más creciente por temas como la correcta gestión del agua y la calidad del aire.

Gestionar correctamente esta evolución normativa no es un tema sencillo, puesto que hay que tener en cuenta la diversidad de activos industriales que manejamos en términos de antigüedad, diseño, tipo de impacto ambiental y alcance económico.

Nuestro reto consiste en lograr dar cumplimiento a los estándares ambientales requeridos a la par que se desarrolla una actividad siderúrgica competitiva y diariamente trabajamos para conseguir ese fin.

En todo ello la nueva Taxonomía de la UE jugará un papel fundamental a la hora de avanzar en el cumplimiento del Pacto Verde de la UE de la que paralelamente se desarrolla una actividad industrial económicamente sostenible y climáticamente neutra en Europa. El Reglamento de Taxonomía debe de redefinir el concepto de actividad sostenible, proporcionando seguridad normativa a industrias e inversores privados con el objetivo de hacer más visibles y atractivas aquellas actividades respetuosas con el medioambiente, logrando en definitiva impulsar las inversiones hacia modelos respetuosos con el cambio climático y la transición a hacia una economía circular.

Confiamos en que el desarrollo normativo reconozca adecuadamente algunas características inherentes al acero que producimos, por ejemplo impulsando la economía circular mediante una visión integral del ciclo de vida de los productos, en donde la respuesta del acero, gracias a su infinita reciclabilidad, es imbatible.

Informe de progreso

La pandemia supuso un gran reto para la continuidad de nuestra actividad industrial durante 2020; aun así, todas las actuaciones de mejora ambiental y energética siguieron su curso, de modo que durante 2020 y los primeros meses de 2021, activos estratégicos como la segunda y última fase de la reconstrucción de las Baterías de Cok y las actuaciones de optimización de nuestro balance energético en Asturias, destinadas a aumentar la valorización interna de nuestros gases siderúrgicos, fueron concluidas. Se concluyó también la puesta en marcha de mejoras ambientales como las destinadas a controlar la generación de emisiones difusas en el horno alto B, mediante un nuevo sistema de captación y filtrado de los humos. En total, se han desarrollado 22 proyectos de mejora ambiental y de eficiencia energética, totalizando en 2020 una inversión de 16,5 M€, cifra que fija la inversión acumulada en los últimos 10 años en 170 M€. 

Se mantienen el 100 % de las certificaciones de la ISO 14.001 en nuestras instalaciones. También la EMAS de ArcelorMittal Sestao y las certificaciones de Sostenibilidad para Reino Unido de Olaberria y Bergara.

Se han impartido 4.715 horas de formación medioambiental y de eficiencia energética, mediante cursos adhoc en temas específicos como los de técnicos de Gestión ambiental, Tratamiento de aguas y auditores internos ISO 50001, y mediante coloquios de sensibilización en diferentes temas como separación de residuos, protocolos anti-vertidos, gestión energética, Certificación ResponsibleSteelTM, etc. En total, más de 13.400 asistentes han participado en acciones formativas.

Lograr realizar una actividad con el menor impacto ambiental posible es uno de nuestros principales objetivos y para ello nuestra afección a la calidad del aire debe de minimizarse. El plan inversor de mejora ambiental en la siderurgia de Asturias durante el periodo 2017 a 2022 así lo demuestra, con un presupuesto global de 210 M€, siendo uno de sus principales objetivos lograr una reducción del 50 % en las emisiones difusas de la factoría. A este respecto, en comparación con el orden de magnitud de la serie histórica, en 2020 han mejorado de manera significativa todos los indicadores de emisiones al aire. El principal motivo de la mejora viene dado por la afección de la pandemia en nuestros procesos, puesto que algunas de las instalaciones de mayor impacto han estado paradas durante varios meses. No obstante, confiamos en que gracias a la puesta en marcha de nuestros proyectos de mejora, entre los que destacan la instalación del nuevo Filtro de Mangas en el Sinter A y la captación del Horno Alto B, sea posible consolidar parte de lo ganado en sucesivos ejercicios.

La reducción de actividad siderúrgica que trajo consigo la pandemia ha supuesto la disminución de las necesidades totales de agua de nuestros procesos, pasando el volumen total de agua captada de 50 Hm3 en 2019 a 39 Hm3 en 2020; es decir, un 22 % menos. No obstante, en lo referente a consumo específico de agua, la reducción no ha sido positiva: la necesidad de alimentar los circuitos de refrigeración, poco elásticos a la demanda de acero, ha incrementado el consumo específico un 23 %, hasta los 6,9 m3/t acero.

Según lo esperado, la caída en un 24 % de la actividad productiva ha venido acompañada de un ajuste proporcional del 26 % en el volumen de residuos generados, pero como punto positivo se han mejorado las ratios de reutilización, disminuyendo el ratio de residuos enviados a vertedero y almacenados hasta un 19 % del total, lo que supone 6 puntos de mejora frente a 2019, todo ello frente al entorno complejo de menor actividad de los procesos industriales destinatarios donde se realiza la valorización de los residuos.

Indicadores de progreso

Principales indicadores Unid 2020 2019* 2018
Inversiones en Sostenibilidad M€ 16,5 17,5 5,8
Inversiones acumuladas desde 2011 M€ 170 153 136
Centros con Certificaciones ISO 14001 % 100 % 100 % 100 %
Proyectos medioambientales y de eficiencia 22 28 20
Formación en Medio Ambiente y efic. energética Horas 4.780 1.446 5.644
Aire
Emisión de partículas Kg/t acero 0,097 0,120 0,164
NOx Kg/t acero 0,770 1,131 1,110
SO2 Kg/t acero 0,690 1,243 1,184
Agua
Consumo neto de agua m3/t acero 6,9 5,6 5,4
Agua captada m3/t acero 9,4 9,2 9,5
Agua vertida m3/t acero 2,5 3,6 4,1
Tierra
Residuos (almacenados + vertedero) % 19 % %* 22 %
(*) Fruto de la revisión de datos realizada con posterioridad a la publicación del Informe de Sostenibilidad de 2019, se corrige el indicador de residuos almacenados y enviados a vertedero del 42% al 25%.

¿Quieres conocer más información relacionada con los hitos de este Objetivo?

Lo más destacado en 2020

En el siguiente enlace podrás amplicar la información de los hitos y proyectos relacionados con este objetivo.

Datos relevantes

ODS 5

La inversión acumulada en proyectos de sostenibilidad en los últimos 10 años alcanza un total de 170 millones de euros.

ODS 5

En 2020 nuestras instalaciones industriales en España llevaron a cabo 22 proyectos de inversión enfocados a la mejora medioambiental y de eficiencia energética, con una inversión de 16,5 millones de euros.

ODS 5

El Plan de Mejora Ambiental está dotado con una inversión de 214 millones de euros a ejecutar entre 2018 y 2022 con el objetivo de optimizar nuestros estándares ambientales.